– XXXIII –

Este capítulo corresponde a la sexta pregunta que formulamos al Señor, sobre: “Diez, punto sombra”.

Citamos a continuación la revelación que dio origen a esta pregunta y que está en el capítulo XXVI: “Mi Sol está llegando a la Tierra. El puntero de Mi reloj se va a parar. Mi espada va a herir la Terra (…) Diez, punto sombra.”

Sigue la respuesta del Señor a nuestra pregunta:

“En aquel segundo tiempo, del próximo tiempo que ha de venir, se verá en ese tiempo las diez partes de lugares oscuros en la Terra y encima; por cuanto conforme es la ceguera del ojo del mundo, así será que Yo colocaré Mi Mano delante del Sol y se hará en una parte de la Tierra, un lugar oscuro.

Aunque los ríos queden vacíos, aunque los montes se destruyan, los altos y los bajos, aunque los árboles y las florestas sean derribadas por el hombre, aunque las ciudades y las naciones se destruyan, aunque los volcanes muestren su poder y los seísmos abatan la Tierra, aunque se descoloquen los astros, aunque este mundo se destruya, Yo, el Señor del Universo, debajo y de encima, Yo colocaré todo en su lugar.”

Paráfrasis de estas palabras del Señor:

“Mi revelación clara está llegando a la Tierra, cual Sol radiante, como Yo dije: ’La Luz Completa’.

El puntero de Mi reloj se va a parar, porque llegó el Dia del Juicio y Mi palabra herirá la Tierra, haciendo división entre el alma y el espíritu, entre lo santo y lo profano y trayendo a la luz los pensamientos e intenciones del corazón del hombre. Diré en Mi lenguaje sobre este tiempo: “diez, punto sombra.”

En el próximo tiempo, en el segundo tiempo (*), se verá diez partes de la Tierra totalmente oscurecidas y también encima la oscuridad será total. Esta oscuridad es igual a la ceguera de los hombres con relación a Mis cosas. Por esta razón mostraré la oscuridad en la Tierra para que la humanidad pueda observar con sus ojos físicos, aquello que nunca quiso ver con sus ojos espirituales. Yo mismo colocaré Mi mano sobre el Sol, para que esta oscuridad sea total sobre diez puntos de la Tierra, como Yo dije en Mi lenguaje: ’diez, punto sombra.’

Aunque los ríos queden vacíos de aguas y de vida; aunque los montes se destruyan, los montes altos y los montes bajos; aunque los árboles y las florestas sean derribadas por el hombre; aunque las ciudades y naciones se destruyan entre sí; aunque los volcanes muestren su poder destructor y los terremotos abatan la Tierra; aunque los astros se descoloquen de sus órbitas; aunque el mundo se destruya, Yo, el Señor del Universo, todo domino. Domino lo que está debajo y lo que está encima; Yo transformaré el caos dejado por el hombre y colocaré todo en su lugar, porque habrá nuevos Cielos y una nueva Tierra.”

(*) – Sobre la marcación del tiempo, conviene tener en cuenta que ni siempre nuestro tiempo real corresponde al tiempo del Señor. En la obra anterior “Las Nuevas Revelaciones para el Reino”, el Señor marcó para Si un tiempo propio, pues en el día 11/03/2010 Él dice: Hoy es Mi último día del año.” (Ver “Las Nuevas Revelaciones para el Reino” – volumen II – página 323)

También te puede gustar: