– XII –

Iniciamos este capítulo con una visión en que el Señor advierte al profeta para un año especial.

En un día determinado de ese año, fueron vistas muchas mariposas volar en toda la superficie de la Tierra; en sus alas estaba puesto un sello con la fecha 2012.

Sobre esta fecha, o cualquier otra que fuera revelada con connotación profética, debemos estar advertidos que ni siempre las mismas se cumplen; pues toda profecía que envuelva el Hombre y su voluntad (libre albedrio) puede ser alterada, sea por su desobediencia a los avisos, sea por su aceptación de los mismos.

Entre muchas otras, destacamos algunas revelaciones de Jesus sobre este importante asunto.

Dice el Señor: “No es muy saludable al hombre saber lo que tratara el futuro; desesperaría o quedaría indiferente.

En esta Tierra, donde se educan los hijos de Dios, es imposible predecir el futuro con absoluta certeza, así como puede ocurrir en cualquier otro planeta.

Considerando el libre albedrío, todo depende de la voluntad del hombre, de su conocimiento y acción.

(…) Estudiad los profetas si alguno predice algo irremediable. Todos formularon profecías sobre determinadas condiciones, relacionadas a la mejora o maldad del hombre.

Solamente Mi encarnación fue anunciada sin la voluntad y la acción de los hombres y para su salvación, únicamente Mi obra.

(…) Así siendo, todo lo que os dije y todavía profetizaré se divide en dos partes, en la realización del bien o del mal; la época igualmente no es prefijada, pues se adapta al querer y actuar de los hombres.

(…) Yo no tomo conocimiento de la acción de un pueblo; y lo mismo hago con el individuo, pues no considero sus actos hasta que mejore o entonces complete la medida de sus pecados.

Todo sucederá como efecto de una causa.

Organicé la Tierra de modo que presentase el resultado de cada acción individual.” (El Gran Evangelio de Juan – VIII – 99

En cuanto el profeta observaba las mariposas, oyó la voz del Senhor decir:

“Tu (el profeta) pasarás y respirarás, más el mundo no.

El mundo será asfixiado y será consumado.”

Para que entendamos esta revelación y el significado espiritual de las mariposas, vamos a reportar dos revelaciones del pasado año.

La primera revelación fue dada por el Señor el 2 de marzo de 2009 y en ella las mariposas eran comparadas a los creyentes. En la revelación, todas las mariposas (todos los creyentes) sobrevolaban dos lagos; uno de los lagos recibía aguas sulfurosas del interior de la tierra; el otro lago tenía agua limpia y buena para beber. En determinada altura, este bando de mariposas se dividió en dos; una parte fue a beber del agua sulfurosa y todas las mariposas murieron; la otra parte del bando se encaminó para el otro lago y bebió del agua límpia que allí existía. Cuando estas mariposas bebieron del agua limpia, fueron aspiradas para lo Alto y desaparecieron.

Entendemos que este segundo bando de mariposas representa los verdaderos siervos del Señor que en la visión actual son vistos con sus alas marcadas con el año 2012. (Sobre la revelación de las mariposas ver “Las Nuevas Revelaciones para el Reino”, – volumen I)

A través de muchas revelaciones recibidas a lo largo de los últimos tres años, nos ha sido dicho por el Padre que habrá dos arrebatamientos para Su iglesia (o dos tomados, usando el lenguaje del Señor).

Existen dos ejemplos de arrebatamiento en la Escritura. El primero fue el arrebatamiento del patriarca Enoc, que fue sigiloso (Génesis 5:24). El segundo fue el arrebatamiento del profeta Elías; este rapto era conocido del profeta, así como de sus compañeros de ministerio, y fue presenciado por Eliseo, que caminaba al lado de Elías cuando este fue arrebatado al Cielo. (II Reyes 2:7-11)

La segunda revelación de las mariposas nos fue transmitida el 1 de diciembre de 2009, habiendo dicho el Señor:

“He aquí que en breve dos planetas se abrirán, y será visto algo que el mundo nunca vio.

Primero, voy a invertir la órbita.

El planeta que se abra dará salida a muchos capullos, y enormes mariposas con figura de hombre se expandirán en los aires por corto tiempo.

Mas otro planeta tiene los capullos de color negro. Los capullos se abrirán y saldrán figuras parecidas con los hombres; mas no son hombres, pues no tiene cabeza, y en el lugar de ella salen dos cuernos, más también tienen alas queriendo parecer mariposas.

Habrá gran lucha en los aires. Mis capullos son blancos.

Gran lucha irá a darse en los aires. Descenderán a la tierra las mariposas blancas, y finalizará toda lucha en este planeta.” (ver “Las Nuevas Revelaciones para el Reino” – volumen II)

En el día de hoy el Señor dice al profeta: Tu pasarás y respirarás, más el mundo no. El mundo será asfixiado y será consumado.”

Este será un tiempo de gran angustia, pues el aire estará completamente contaminado. La polución, la deforestación continua, los grandes incendios que consumen anualmente miles de hectáreas de floresta; los desastres naturales que están asolando en nuestro planeta; en su conjunto cumplen su función en la Orden Divina. Sin vegetación no hay fotosíntesis y como consecuencia el oxígeno en la atmosfera será cada vez menos.

En varias ocasiones el Señor nos tiene alertado para este problema. Haremos una breve síntesis de algunas revelaciones que nos fueron transmitidas por el Padre, en este sentido.

El 1 de diciembre de 2009:

“La Tierra está saturada de su propia vida, y está llegando el próximo tempo del clima de azufre. Iréis sentir, por el aire que iréis a respirar, ese olor, y muchos quedaran enfermos, y no habrá cura. Veréis que en el tiempo de otro clima Yo visitare aquellos que van a tener Mi marca, y esos vivirán Conmigo, junto a Mi Trono.

Este tiempo será el día del principio de las tinieblas; y muchos serán avisados, porque aquellos que tienen guardado el lugar que Yo les di, y lo tienen guardado bien, a esos las tinieblas no los tocarán por cosa alguna. (…) Cuando viniere el tercer clima, en el tiempo de Tisri (Septiembre/Octubre), habrá vida y muerte…”

El 5 de Febrero de 2009:

“Sobre las cinco ciudades, acuérdate de Mi manto; Yo os cubriré y os envolveré y estarán protegidos. Podran respirar  Mi aire y nada os irá a ocurrir. Donde Yo pudiera poner Mi mano, será agitado; donde estuviere Mi siervo, Yo lo guardaré.”

Por esta razón, el Señor habla benignamente a Su siervo profeta, haciendolo descansar: Tu respirarás, más el mundo no…”

El 14 de septiembre de 2009, el Señor nos habló sobre Su vuelta: “Volví a la Tierra y estuve por un poco de tiempo en medio de Mi pueblo. Y vi, porque ya sabía que sería así, que la Tierra está árida y arenosa y algunos de mi pueblo me vieron solo en mis vestidos y mi resplandor.

El Cielo es Mi nave, y cuando Mi pueblo entrare en la nave, entonces los llevaré encima de los Cielos …”

(Ver “Las Nuevas Revelaciones para el Reino” – volumen II)

Continua otra visión dada al profeta.

El observaba un terreno extenso donde había centenas de colmenas. La mayoría de estas colmenas estaba inactiva, pues no se veía cualquier movimiento de abejas.

Solzmente dos colmenas estabam activas. De esas dos, solo una producía miel; esta era la única que tenía una abeja reina (o abeja maestra); la otra, porque no tenía una abeja reina, nada producía, más tenía un enjambre activo.

De repente, de la colmena productiva desaparecieron la abeja reina y una pequeña parte del enjambre; las restantes abejas volaron para la colmena que nada producía. Quedó solamente esta colmena activa y superpoblada, más continuaba a no producir miel.

Preguntamos al Señor cual es el significado de esta visión, siendo dicho por el Padre:

“Envié a la casa de Israel el enjambre, y los recibiré en la casa de Jerusalén; y la reina de Israel va a Jerusalén.”

Antes de procurar discernir esta visión, así como las palabras proferidas por el Señor, conviene recordar el significado espiritual de Israel y de Jerusalén.

Israel representa espiritualmente la iglesia nominal, ostentando su culto externo y poco espiritual.

Jerusalén representa la Iglesia Nueva, espiritualmente sana – ‘La Nueva Jerusalén’ – la doctrina pura del Señor, por la cual se rigen todos aquellos que caminan al lado del Señor y cumplen Su voluntad, como es dicho en la Escritura: “Mas llegaste a monte de Sion, y a la ciudad del Dios vivo, a la Jerusalén celestial, y a los muchos millares de ángeles; a la universal asamblea e iglesia de los primogénitos, que están inscritos en los cielos, y a Dios, el juez de todos, y a los espíritus de los justos perfeccionados; y a Jesus, el mediador de una Nueva Alianza… “ (Hebreos 12:22-24)

Así, las colmenas inactivas representan las iglesias destituidas de cualquier vida espiritual.

La colmena activa, aunque no tenga una abeja reina y por esa razón no produce miel (símbolo del alimento espiritual que es la Palabra de Dios), representa la iglesia que está afirmada en el culto externo y no tiene vida espiritual. Esta iglesia está necesitada de un avivamiento del Espírito Santo.

La colmena activa que produce miel es la Nueva Iglesia que proclama en todo el mundo la Verdad del Evangelio, pregonando los dos mandamientos del Amor: “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos”, la doctrina fundamental de La Nueva Revelación Viva. Esta iglesia activa y productora de miel está dividida em dos grupos de siervos. El primero grupo, ligado a la abeja reina, productora del alimento espiritual (miel), será arrebatada en primeir lugar (primera toma), dejando este mundo y subiendo para el Trono de Dios, como ejemplo del patriarca Enoc. (Génesis 5:24)

 El segundo grupo, también constituido de creyentes en el Señor, quedará por un tiempo para dar su testimonio al mundo y será arrebatado en segundo lugar, al ejemplo de Elías (II Reyes 2:11). Antes que participen de esta bienaventuranza, juntarse a los primeros sus otros hermanos (la colmena que no producía miel), dándoles testimonio de lo que aconteció con los siervos del Señor que fueron arrebatados en primer lugar (las abejas que desaparecieron juntamente con la abeja reina). Conforme dice el Señor: Enviare a la casa de Israel el enjambre y los recibiré en la casa de Jerusalén; y a la reina de Israel va a Jerusalén.”

Según nuestro entendimiento, vamos a parafrasear las palabras del Señor: Yo enviare a Mis siervos que hacer parte de Mi iglesia fiel junto de sus hermanos que todavía no están despiertos para Mi Vuelta inminente. Estos Mis siervos proclamarán a todos los otros, como Mis testimonios, las verdades de La Nueva Revelación Viva. Después llamaré a todos los que quisieren, para habitar la Nueva Jerusalén.

Sus hermanos que con ellos convivían (en la colmena que producía la miel y que tenía la abeja reina), Yo los arrebaté sigilosamente en primer lugar, para ser los primeros de esta generación a habitar La Nueva Jerusalén que en breve descenderá de los Cielos. Este primer arrebatamiento asustó a Mi iglesia, despertándola, y dejó perplejo al mundo.”

También el libro de la Revelación describe estos dos tiempos, identificando el primer arrebatamiento, así como el estado de la iglesia que todavía quedará por un poco de tiempo.

Dice la Escritura: “Y estaba embarazada (la mujer/iglesia), y con dolores de parto, y gritaba con ansias de dar a luz (…) Y dio a luz un hijo, un varón que ha de regir todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.” (Apocalipsis 12:2,5)

 Este hijo varón que es arrebatado para el Trono de Dios representa una parte de la iglesia nominal que será arrebatada en primer lugar.

Después, la Escritura describe lo que se pasará con el restante de la iglesia que todavía queda en la Tierra:

Dice la Escritura: “Y fueron dadas a la mujer dos alas de gran águila, para que volase para el desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, tiempos y mitad de un tiempo, fuera de la vista de la serpiente.” (Apocalipsis 12:14)

 Esta iglesia (mujer) ya despojada de parte de sus miembros va a refugiarse en el desierto que representa el estado de la iglesia debajo de mucha tentación y bajo gran presión del mundo.

El profeta Isaías proféticamente escribió al respecto de la iglesia: “Toda la herramienta preparada contra ti no prosperará; y toda lengua que se levantare contra ti en juicio, tu la condenarás; esta es la herencia de los siervos del Señor, y su justicia que viene de mí, dice el Señor.” (Isaías 54:17)

En este período de angustia para la humanidad y para la iglesia que queda, va a darse una gran lucha, conforme dice el libro de la Revelación: “Y la serpiente lanzó de su boca, atrás de la mujer, agua como un rio, para que por la corriente la hiciese arrebatar.” (Apocalipsis 12:15)

   Estas aguas representan las doctrinas falsas que procuran subyugar la Verdad que todavía subsiste dentro de esta iglesia refugiada en el desierto, para probar a los siervos de Dios.

La mujer (iglesia) será ayudada por la tierra, y no será afectada, conforme fue dicho por el profeta Isaías y confirmado en el libro de la Revelación: “Y la tierra ayudó a la mujer; y la tierra abrió su boca, y tragó el rio que el dragón lanzara de su boca.” (Apocalipsis 12:16)

Mismo usando todos sus argucias mentirosas, Satanás nada conseguirá contra la iglesia, pues ella tiene consigo la Verdad de Dios (en la revelación anterior, esta verdad nos es presentada por las abejas que se transferirán de la colmena de miel, cuando la abeja reina desapareció juntamente con parte de la colmena).

Muchos de los fieles que se encuentran en esta iglesia serán probados, como está escrito: “Y el dragón se enfureció contra la mujer, y fue a hacer guerra al resto de su simiente, los que guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo.” (Apocalipsis 12:17)

Esta ira contra la mujer (iglesia) es el odio inflamado de aquellos que se creen sabios a sus propios ojos y atacan a otros creyentes que están en la Verdad, mas no perfilan sus doctrinas.

Satanás y sus acólitos no conseguirán nada contra estos creyentes (“los que tienen el testimonio de Jesucristo”). En el auge de la gran lucha espiritual el Señor vendrá a arrebatarlos de la Tierra, llevándolos junto de Si. Este es el segundo arrebatamiento.

También te puede gustar: