– VI –

Iniciamos con el registro del dictado correspondiente a este capítulo, transmitido por el Señor a Su siervo profeta.

“Vi Yo (el Señor Jesus) todo el suelo nacer por voluntad de Mi Padre, y vi Yo que todo ese suelo era un lugar limpio.

Fuiste (Lucifer/Satanás) llevado al camino correcto y limpiaste el suelo por algún tiempo, más tus pies pisaron este suelo con as tus marcas. De tal manera fueron esas marcas desagradables, que el suelo se mezcló con as tus marcas impuras.

Tus ojos no ven nada de los lugares del piso que has pisado; porque hiciste un voto al suelo en un momento determinado y diste Mi tiempo y otros tiempos como imagen.

Quitaré toda la tierra de debajo de tus pies, porque has conectado Mi obra con la maldición de la tierra.

Por tu causa Yo vine al mundo, porque besaste la tierra y comiste de ella todo lo que es bicho de tu creación. Comerás el polvo de la tierra porque un día hablaste ojo a Mis ojos.

En otro tiempo Me engañaste con tus ojos, más antes de que mirases hacia Mí, Yo ya sabía que tú Me engañabas; más mismo así, Yo quería arrebatarte para Mi.

Muchos eran como tú. Mas hoy, a esos Yo ya los veo, vueltos hacia Mí, porque guardaban Mis ojos, porque vieron en Mi al médico analista de la clínica del mar.

Fueron estos los que estaban contaminados por el mar, pues sus escamas estaban podridas por el agua. Mas Yo vi su aflicción cuando rastreaban por la tierra. Entonces, Yo les quité las escamas y les  di alas para que vuelen en todos los mares.

Entonces los pescadores dijeron:

¡Tenemos muchas nuevas especies de peces!

Sabiendo las aves marinas de tal acontecimiento, deprisa se juntaron y con paciencia esperaban que los pescadores atracasen sus barcos al final de la faena. Estas aves marinas, viendo que los pescadores adormecieron de cansancio, luego atacaron sus redes, agujereándolas por abajo y por arriba, y por algún tiempo no existió otra pesca por falta de redes.

Los pescadores procuraban lugares en los ríos para coger el pez con la mano. Fueron los ríos que los chamaron y los pescadores vieron nuevos ríos, nuevos riachuelos, arroyos y lagos. Había ahora toda especie de pez, pues la agua era fértil.

Yo dije: Aquí los ríos, los lagos, los arroyos y los riachuelos; esos son ahora el alimento para vuestro cuerpo y para vuestro entendimiento. Tienen tanta fuerza, que una pequeña piedrita tirada en estas aguas suporta y equilibra una gran roca, venida de otros ríos.

Así, también la casa de aquel lugar está amparando las otras casas; porque en aquel lugar está el Hombre (el Señor) que asegura y la vigila.

En aquel día, El (el Señor) dirá: ¡Tomad hoy esta casa hasta que Yo venga!”

Pasamos a analizar este dictado del Señor.

Después del inicio el Señor Jesus se presenta como Creador de toda la Tierra, juntamente con el Padre, siendo toda la Creación perfecta: Vi Yo todo el suelo nacer por voluntad de Mi Padre, y vi Yo que todo ese suelo era un lugar limpio.”

En seguida es dicho que Lucifer/Satanás ensució la Creación de Dios con sus marcas malignas, al punto de mezclar la obra del Señor con su obra nefasta. Dice el Señor: “… el suelo se mezcló con tus marcas impuras (…) pues juntaste Mi obra con la maldición de la tierra.”

Según la Escritura, cuando Eva y Adán pecaron, transgrediendo el mandamiento de Dios, desobedeciéndole, trajeron sobre si un castigo enorme. Este castigo fue extensible a sus descendientes, bien como a toda la Tierra, pues hasta los animales y las plantas fueron maldecidos por Dios.

Dice la Escritura: “Y a Adán dijo: Por cuanto escuchaste la voz de tu mujer, y comiste del árbol del que te ordené, diciendo: No comerás de el; maldita es la tierra por causa de ti …” (Génesis 3:17)

Prosiguiendo el dictado, el Señor dice a Lucifer/Satanás que su trabajo nefasto sobre la Tierra fue la causa de todo el perjuicio para el hombre y para toda la Creación.

Jesús recuerda a su adversario que Su encarnación estaba motivada por esta terrible obra que había hecho.

Para rescatar a la humanidad de su pecado y traerle la eterna salvación, era necesario pagar un rescate. Este altísimo precio de liberación fue la Vida del Hijo de Dios, Jesucristo.

Dice el Señor: Por tu causa Yo vine al mundo, porque tu (Lucifer/Satanás) diste un beso en la tierra y comiste de ella todo cuanto es bicho de tu creación.”

La Escritura muestra que no hay salvación sin la intervención del Amor de Dios y la cooperación de Su Hijo, Jesús (Salvador) Cristo (Ungido).

“Porque Dios amó al mundo de tal manera que dio a su Hijo unigénito, para que quien crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en precio de redención por todos.” (I Timoteo 2:5-6)

Fueron muchas las tentativas de Lucifer/Satanás para engañar al Señor a lo largo de millares de años, conforme es dicho por El: En otro tiempo Me engañaste con os tus ojos, más antes de mirar para Mí, Yo ya sabía que tú Me engañabas…” En la Escritura, sólo el profeta Isaías y el profeta Ezequiel mencionan acontecimientos relacionados con la caída de Lucifer (portador de luz)Isaías 14:1-27 y Ezequiel 28:11-19. Mas la Nueva Revelación Viva de Jesus, transmitida al profeta Jakob Lorber, nos desvela muchos hechos que eran para nosotros totalmente desconocidos.

Citaremos algunos extractos que juzgamos de interés. La primera cita nos muestra que Lucifer quiso suplantar a Dios, su Creador.

“Quien tenga oídos, que oiga; y el que tiene ojos, que vea; porque te revelaré un gran secreto para que sepas cómo tu santo Padre te da la visión, cara a cara, como hermano. Los niños deben ser conocedores de la gran Creación de Su Padre Eterno.

La divinidad ha sido la fuerza penetrante durante eternidades; y fue, es y será la propia Eternidad. En el centro de Su profundidad, Yo fui el Amor, desde siempre, y la propia Vida  dentro de Ella; sin embargo, estaba ciego como un embrión en el vientre materno. La Divinidad se agradó con el Amor y Se sintió impulsada hacia Él. Y el Amor percibió el creciente calor en Su centro, y colosales masas de Divinidad se proyectaron allí y todos los poderes y fuerzas fueron arrojados sobre Él. Diendose, entonces, un enorme rugir, bramido y clamor; y mira, el Amor se sintió amedrentado y presionado por todos lados, hasta el punto de estremecer en Su núcleo. El amor lo percibió, y el rugir se convirtió en sonido, y el sonido se convirtió en Amor en palabras, diciendo: ¡Hágase la Luz! He aquí, la llama del amor ardiente se encendió en Su corazón y la Luz se hizo en todos los espacios del Infinito.

(…) Y la palabra pasó a la Divinidad, que Se convirtió enteramente en Amor. Y por primera vez la Divinidad dijo: ¡Así sea! Y he aquí, una falange de los espíritus de Dios fue liberada, cuyo número no tiene fin, y el Amor se encontró multiplicado hasta el infinito y vio la perfección de Su belleza.

Pero todos estos seres aún no estaban vivos, no sentían, ni veían, porque todavía eran formas fijadas por la divinidad, fuera del Amor.

Y el Amor se compadeció y el sentimiento se elevó a la Divinidad y Ella entregó Sus prisioneros al Amor, y el Amor penetró todo. Y he aquí, las formas se hicieron vivas y sintiéndose admiradas entre sí, calentándose en los torrentes ardientes del Amor Divino y con esto recibieron movimentación independiente y activa. Sin embargo, no se conocían a sí mismos.

Una vez más el Amor dijo: ¡Haz que se conozcan y así también a Mí y, por Mí, también a Ti!

Y la palabra de Divinidad se hizo oír, y la palabra se convirtió en Ley, y la Ley era Amor, y se esparció sobre todo.

Y he aquí, tres fueron creados, y siete de ellos se levantaron. Y los tres eran idénticos al Amor, a la Luz y a la Divinidad. Y los siete eran similares a los siete Espíritus de Dios y fueron llamados y siempre serán llamados:

1 – Amad el Amor. 2 – Temed la Divinidad que mata, a fin de no ser aniquilados. 3 – El Amor dentro de vosotros es santo, por esto, respetaros mutuamente, así como os respeta el Amor en la Divinidad y se alegra con vosotros. 4 – Cada uno es su propia propiedad y la propiedad del Amor de Dios. Por esto, ninguno se debe volver víctima de asalto del prójimo. 5 – Que nadie oculte su rostro delante del otro para que no vengan a saber cómo es el Amor, y si que sean como el Amor los creó. 6 – Vuestro interior sea igual al exterior, para que no surja un sentimiento falso en vosotros, haciendoos sucumbir. 7 – Vuestro exterior sea el fiel reflejo de vuestro espejo interno, en el cual el Amor de la Divinidad Se graba; de lo contrario se quebrará el espejo interno y vuestra figura será horrenda.

Entonces la Divinidad tronó a los infractores con un juicio tremendo en los espacios infinitos, y la adoración a la Divinidad, en el máximo temor, fue ordenada y les fue obligado  el Amor del Amor. Y así se exteriorizaron en máxima libertad, pudiendo hacer lo que quisieran, sin que nada los detuviera, hasta que se reconocieron en su libertad y humildad, para que la Ley fuese su propiedad y los hiciera enteramente libres.

Una vez solos, ellos se reconocieron en su inmenso poder, gloria radiante y majestad, y el jefe de los tres, semejante a la Luz de la Divinidad, se encendió en su deseo, queriendo apoderarse enteramente de la Divinidad. Con él se inflamó gran parte de los espíritus creados por él; y por ellos se inflamaron también la Divinidad en Su ira junto con los dos espíritus inferiores de los tres y arrojó los malvados en la profundidad de las profundidades de Su ira.

Y los dos y los que de ellos surgieron, y los siete, cuyo número era justo, eran fieles en su humildad, y fueron aceptados en las esferas del Poder de Dios; y el Amor vio que eran puros y Se alegró en su perfección.

(…) Solo entonces los seres estaban perfectos. Y el Amor les habló: ¡El primero entre vosotros se perdió, por esto asumiré su lugar y estaré entre vosotros para siempre!

(…) Mis hijos deben ser conocedores de todo lo que su Santo y amoroso Padre ha creado para presentarlos, cuando Lo conocen y lo aman por encima de todo y, entre sí, por amor a este Padre.” (La Creación de Dios – volumen I – capítulo 5)

La segunda cita describe un diálogo entre Eva y sus descendientes con la serpiente que se encontraba sobre un árbol: “Después de un tiempo, Eva soltó un grito de desgarrador, haciendo mención de huir, porque había descubierto una serpiente gigantesca enroscada en una rama por encima de su cabeza (…) Asmael (un ángel en la representación del Señor) les obstruye el camino, ordenando que todos allí quedasen hasta que El (el Senhor) permitiese su movimiento.

Aproximándose de la serpiente que se movía de un lado para otro, Asmael dice: Maldito animal de ira y oscuridad, ¿qué estás buscando aquí?

Con un silbido seseante, ella responde: Aquel que me persigue eternamente, porque quiero aniquilarlo.

Prosigue Asmael: ¿A quién te refieres?

Dice ella: Dios de Eternidad y Creador de todas las cosas que El me dio, maldiciéndome en el fuego de Su ira y me quitó la gloria para adornar los despreciables gusanos de la Tierra que se convirtieron en copias El. Yo fui acumulada con la eterna maldición y recibí esta figura abyecta.

Visiblemente alterado, Asmael reaccionó: Oh Satanás (adversario), ¡Qué inmensa es tu mentira y e ilimitada tú maldad! ¿Cuándo Yo te habría maldecido y perseguido? Cuando de motus propio huiste de Mí, durante eternidades, alcanzando la esfera sagrada de la eterna Santidad de Dios, donde serías aniquilado para siempre, y ¿Quién extendió Su brazo, y con todo el amor te colocó aquí, queriendo igualarte a Él?

Tu orgullo ha logrado despreciar el Amor Infinito y Santo de Dios Omnipotente. Abandonaste el lugar por Mí creado y querías destruir Mi Obra y ultrajar a tu Dios y Creador.

Adán, un lugar para ti, todavía vive sin ti y así vivirá y todos sus descendientes. A partir de ahora, se maldita y su simiente. Colocaré una enemistad eterna entre tú y la simiente de la mujer que te aniquilará en el abismo. Será una mujer a pisar tu cabeza, y tu picadura en el talón no la lastimará. ¡Desaparece!

Inmediatamente la serpiente huyo.” (La Creación de Dios – volumen I – capítulo 115)

Este acontecimiento pormenorizado está relatado de forma resumida en la Escritura: “Y pondré enemistad entre ti (la serpiente) y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el  talón.” (Génesis 3:15)

 Continuando con el análisis del dictado del Señor: “ … más mismo así, Yo quería arrebatarte (a Lucifer/Satanás) para Mi.” Este deseo del Señor en traer de nuevo para Si este ángel que se revolvió contra Él está descrito en la parábola del hijo pródigo, considerando este como el propio Lucifer/Satanás. (Lucas 15:11-32)

Muchos eran como tú. Más hoy, a esos Yo ya los veo volteados hacia Mi…” ¿Quiénes son estos? Son todos aquellos que fueron creados a partir del polvo de la tierra (Génesis 2:7), que fueron formados de la materia telúrica, a los cuales Dios sopló de Su Espíritu, haciéndolos a Su imagen y semejanza (Génesis 1:26). Para comprender esta verdad, tenemos que saber lo que es esta materia telúrica del cual el hombre fue formado.

Citamos otro texto de revelación del Señor del profeta Jakob Lorber, mostrando el fraccionamiento del alma de Satanás, bien como otras verdades que se encontraron escondidas por siglos, más ahora reveladas: El alma, compendio de innumerables partículas inteligentes o nociones en miniatura, puede también ser dividida em su totalidad o en ciertos compendios según las inteligencias individuales formando correspondientes formas.

Ejemplos de esto existen en la superficie y en el interior de la Tierra. Basta observar las múltiples especies de metales, flora y fauna. Aunque sólo son tipos materiales, representan precisamente los tipos de la forma psíquica interna. La forma exterior sólo puede corresponder a su fuerza interna.

Tal división psíquica tuvo éxito en la creación de la primera pareja humana, cuando de un alma se hicieron dos (Génesis 2:18-23). El Creador no sopló un aliento vivo también en la nariz de Eva, pues ella surgió de Adán, con cuerpo y alma. En esta segunda alma (de Eva), fue también puesto un espíritu inmortal y así se crearon de un ser y una alma, DOS; todavía eran una carne y una alma. Tal división psíquica se observa fácilmente en los niños cuya alma en parte fue puesta del alma de los padres demostrando su semejanza fisionómica. El elemento heterogéneo continua ajenos a los progenitores. (…) De esta demonstración vimos claramente que el alma puede ser dividida no solamente dentro del cuerpo, más también en su estado libre.

Afirmamos que la Tierra entera es una alma de Satanás. No solo ella, así también todos los innumerables mundos cósmicos son formados de esta alma dividida precisamente en tales mundos, en innumerables compendios.

El espíritu no es divisible, pues si fuera depositado como unidad en una alma grande o pequeña, el continua como tal. Aunque el alma de Lucifer haya sido tan inmensa, solo era posible ser habitada por UN espíritu. Ese espíritu que provocó su propia caída no puede habitar en todos los innumerables compendios divididos de su alma de origen concreto. Su morada está restringida exclusivamente en este vuestro planeta. Todos los demás mundos, aunque son partes de esta alma, están libres de estos moradores. Precisamente por eso las criaturas de aquellos mundos, aunque de una naturaleza mejor que los terrícolas, nunca alcanzarán el ápice perfecto y divino de los hijos de esta tierra que, siendo espiritualmente los más atrasados y distantes de Dios, pueden llegar a ser los más perfectos y similares al Padre en caso de regeneración.

Por tal motivo escogí, el Señor, esta Tierra, para palco de Mi máxima misericordia recreando todos los Cielos en su suelo.

Toda a criatura que nace aquí recibe un espíritu de Mí y puede alcanzar indudablemente la perfecta filiación de Dios siguiendo el Orden prescrita (viviendo el Evangelio de Jesucristo).

En los demás cuerpos cósmicos, las criaturas reciben espíritus de ángeles, porque cada ángel es un Hijo de Dios y ha tenido que pasar a través de esta tierra, como Yo mismo y todos los arcángeles, y por lo tanto poseen la fuerza creadora dentro de sí. El puede usarlo desde el exceso de su amor y sabiduría y así educar y criar como Dios, hijos de su nombre. Tales hijos son hijos sustitutos y no verdaderos de Dios, más pueden alcanzar la filiación Divina a través de la encarnación en este planeta.

Esto no deja de ser um perjuicio para las criaturas de esa tierra (planeta o sol) porque habitan tan próximos del peor de los espíritus que mucho los persigue. En compensación, ellos tienen la infinita ventaja de poseer un espíritu fuerte de Dios con el cual podrán fácilmente enfrentar la maldad de Satanás, si así lo quieren, volviéndose hijos perfectos de Dios (…) Es cierto que, por ejemplo, en el sol central Urca había seres humanos y la Tierra estaba separada de ese sol; pero estos seres están sujetos a otra era que los terrenales. Si tal criatura de Urca cuenta sólo diez años de su estrella, ya es más vieja que toda nuestra Tierra, de la que se deduce que los primogénitos allí todavía vive hasta este momento y otros que aún nacerán, vivirán mientras la Tierra exista. Por lo tanto, es comprensible que fuera fácil, con respecto al tiempo, que todos los ángeles hayan pasado conmigo el camino de la carne y, como Mis hijos, hayan sido durante mucho tiempo el gran superfluo de su existencia poder transmitirlo a criaturas de otros planetas.

Cualquier persona dotada de alguna noción espiritual deducirá que el alma es divisible, principalmente del alma original del primer espíritu creado (Lucifer). Además, también llegamos a la conclusión de que esta tierra es precisamente la parte de su alma primaria que mora exclusivamente (…) Pero mientras la tierra exista, todo el espíritu tendrá la posibilidad de recorrer el camino del remordimiento, la humildad y la regeneración; así que también el (Lucifer/Satanás) tiene esa oportunidad. El tiempo se acaba, tal oportunidad de regeneración será cancelada para tiempos eternos. Pasará mucho tiempo antes de que la Tierra libere a todos los prisioneros, ya que es un planeta muy grande. Pasarán algunos millones de años terrestres antes de que haga su última prueba de fuego en fuego solar. Todo lo que se disuelva en esa ocasión, alcanzará la libertad. Lo que el fuego solar no logra disolver, no se volverá líquido, quedará eternamente residuo, prisión del espíritu más maligno y esto constituirá su muerte final y eterna..

Como ya hablamos mucho acerca de ese espíritu aprisionado en esta Tierra, será interesante, se bien no de gran utilidad, saber dónde se halla el lugar del peor espíritu. Basta Yo llevaros al centro del planeta, no propiamente a  su corazón u otro órgano de él, pues estos consisten como todo o resto de almas, en las cuales el actúa, más también existen los buenos espíritus – en la supremacía – que limitan la acción malvada.

El lugar de este espíritu es el punto central y más sólido del planeta que recibe toda la presión a fin de que no se mueva con violencia y destruya la naturaleza terrestre. Bastaría dejarlo un poco a la voluntad de en un solo momento tendría destruido la Terra, además de toda la Creación visible. Existe en el una fuerza monstruosa que solo puede ser contenida por lazos pesadísimos que solamente Yo, el Senhor, puedo forjar. Incluso si está tan fuertemente esposado, no pierde la oportunidad de soplar su maldad en los elementos específicos en evolución que demuestran la muerte de todas las criaturas en la Tierra. Todo organismo es perecedero y toda la materia es capaz de dar muerte y causar destrucción. Todo esto viene del aliento emanado de la voluntad del espíritu del mal, cuya maldad no sois capaces de imaginar… Del mismo modo, son las serpientes y cobras. Cuando tienen hambre, atacan todo lo que aparece en el camino. Una piedra que se mueve desde arriba destruye todo con odio ciego. De estos ejemplos se puede reconocer un mínimo de la ira inclemente del espíritu original.” (La Tierra – capítulos 53 a 55)

Podemos ahora comprender porque por cada hombre que se regenera y se vuelve un Hijo de Dios, acorta (disminuyendo en fuerza) el alma de Satanás, volviéndose cada vez mas débil.

Nuestra filiación Divina está bien esclarecida en la Escritura:

“Mas, a todos cuantos lo recibieran (a Jesucristo), les dio el poder de ser hechos  hijos de Dios; a los que creen en su nombre; los cuales no nacerán de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad de varón, más de Dios.” (Juan 1:12-13)

Esto les sucede a todos los que reconocen en Jesús el verdadero Salvador, liberándose de lo externo de la religión (Apocalipsis 18:4) y se regeneran por el Nuevo Nacimiento (Juan 3:3-6).

En el dictado del Señor, la religión es representada por el mar (la religión externa, apoyada en las ceremonias y no dirigida a Dios en espíritu y en verdad).

Dice el Señor: “…verán en Mi el médico analista de la clínica del mar. Fueron estos los que estaban contaminados por el mar, pues sus escamas estaban podridas por el agua.”

Esas personas que se vuelven hacia el Señor tienen su protección espiritual destruida; porque la Palabra de Dios que se les ha enseñado está contaminada y mata, en lugar de traer sus vidas (escamas podridas por el agua).

Después es dicho por el Señor: Entonces, Yo les quité las escamas y les di alas para volar en todos los mares.” Esta libertad dada al hombre, particularmente en los días de hoy, les permite analizar todas las religiones, comparándolas con la verdad única del Evangelio y hacer la mejor elección.

Continua el dictado: Entones los pescadores dijeron: Tenemos hartura de una nueva especie de peces.” Por otras palabras: Entonces los líderes espirituales (los pescadores) de las diversas religiones dijeron: La humanidad (la nueva especie de peces) está hambrienta de orientación espiritual. Llevémosles a nuestra verdad y les reuniremos a nuestro lado.

Esta es la realidad observada en los días de hoy. Los grupos cristianos se multiplican, cada uno con su entendimiento de la Biblia; y otros grupos religiosos y filosofías orientales proliferan, con sus conceptos de aproximación a Dios diferentes del cristianismo.

Dice el Señor: Sabiendo las aves marinas de tal acontecimiento, deprisa se juntaron y con paciencia esperaban que los pescadores atracasen sus barcos al final de la faena. Las aves, entre otras cosas, simbolizan los pensamientos, buenos y malos. Siendo estas aves marinas, entonces estos pensamientos  ligados a la religión o al mundo espiritual. La diversidad de entendimientos continuará hasta que todo sea clarificado, o sea, hasta que los barcos atraquen en el fin de la faena. La Escritura identifica este tiempo con la recogida de las redes en el final de la faena, conforme a la parábola de Jesus: “Igualmente el reino de los cielos es semejante a una red lanzada al mar, y que coge toda calidad de peces. Y estando llena la empojan para la playa; y, asentándose, recogen en los cestos los buenos; los ruines, sin embargo, son lanados fuera.

Así será en la consumación de los siglos: vendrán los ángeles, y separarán los malos de entre los justos.” (Mateo 13:47-49)

Este será la maduración espiritual de todas las cosas. Es dicho por el Señor en este dictado: Estas aves marinas, viendo que los pescadores adormecieron de cansancio, luego atacaron sus redes, agujereándolas por debajo y por encima, y por algún tiempo no existió otra pesca por falta de redes.”

Ahora la religión externa (los mares) fue abandonada, y la Verdad de la Palabra (los ríos) es el nuevo lugar donde se encuentran los verdaderos creyentes de la Nueva Revelación Viva. Había ahora toda especie de peces, pues el agua era fértil.”

Esta Nueva Revelación Viva, que es la Palabra de Dios proclamada en todo el planeta a través de los medios de comunicación existentes, permite al hombre comprender el camino proclamado por Cristo y la verdadera regeneración a la vida eterna, sin necesidad de estructuras eclesiásticas.

Así es como el Señor describió este nuevo tiempo: Yo dije: Están los ríos (la verdadera abundancia, el rio de agua de la vida), los lagos (en este caso, lo mismo que los ríos), los arroyos y los riachuelos; esos son ahora el alimento para vuestro cuerpo y para vuestro entendimiento.”

Estos nuevos creyentes forman la Nueva Iglesia – La Nueva Jerusalén. Estos siervos del Señor, verdaderamente nacidos de nuevo, son poseedores del poder de Dios y manifestarán al mundo Su gloria, proclamando el Evangelio de Jesús.

 El Señor muestra cómo será este templo glorioso: Tiene tanta fuerza que, una pequeña piedrita (a piedra significa la verdad) tirada en estas aguas soporta y equilibra una gran roca (aquellos que están en la falsedad de la fe y entran por agujeros y grietas de rochas), viniendo de otros ríos.”

Este dictado nos muestra el último cuadro profético en que la Iglesia que proclama la Nueva Revelación Viva ampara otras iglesias, llevándolas al conocimiento de la Verdad del Evangelio. Esta Verdad fue anteriormente presentada por el simbolismo de la piedrecita que suporta una gran roca.

Dice el Señor: Así, también la casa de aquel lugar está amparando a las otras casas; porque en aquel lugar está el Hombre (el Señor Jesus) que asegura y la vigila.”

El libro de la Revelación muéstranos este nuevo tiempo, cuando habla sobre la Nueva Jerusalén: “Y en ella no vi templo, porque su templo es el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero (El Señor Jesus).

Y la ciudad no necesita de sol ni de luna, para que en ella resplandezcan, porque la gloria de Dios la tiene iluminada, y el Cordero es su lampara. Y las naciones andarán en su luz; y los reyes de la tierra le traerán para ella su gloria y honra.” (Apocalipsis 21:22-24)

El dictado del Señor termina con estas palabras: “¡Tomad hoy esta casa (esta Nueva Revelación Viva) hasta que Yo venga!”

***

También te puede gustar: